viernes, 29 de agosto de 2008

La solución empieza en casa

Ok, hace un tiempo comente, que me parecía importante que los honorables padres de la patria le dieran un empujoncito a la ley de transito, comente la experiencia que tuve en enero, fuerte pero nada grave o traumática.

Sin embargo, con los acontecimientos acontecidos en los últimos días me he puesto a pensar (cosa que trato de no hacer a menudo) y caí en cuenta que en realidad una ley no funciona, lo que nos está matando como sociedad es la falta de educación y la estupidez.

Todo empezó en el blog de este señor, y por el comentario de este otro, en respuesta a las declaraciones de esta señorita y desembocó cuando a mi me nace la idea de un post porque tenia el lugar medio abandonado, después de hablar con este joven

A los 15 o 17 años, no se piensa, se vive por instinto, se vive bajo las premisas de que la vida es corta, que uno es inmortal, a mi eso no me va a pasar, tengo toda la vida por delante, yo me sé controlar, yo si soy inteligente, estas frases aplican para casi todos los ámbitos de la vida a esa edad.

Sin embargo, con el tiempo uno crece, y aprende de los errores, los propios, y algunos ajenos, aprende de las experiencias, y hasta de los sustos no consumados.

Desde hace mucho tiempo cuando me voy a ir de parranda de patada larga, trato de organizar a mis amigos, y dejar establecidas las rutas para después de la fiesta, sea que el típico amigo que nunca toma lleve su carro, o en ultimas para que todos dejemos plata para el taxi. Al principio todos me trataban de loca y paranoica pero con el tiempo han entendido que por salud mental, pero sobre todo física, planificar estas cosas con tiempo pueden regalarnos un ratito más de vida.

Algunos me llevan la corriente, por miedo a la multa, otros por miedo a un accidente de transito, sea porque lo provocan o porque lo sufran.

Es mas, ahora estoy en la cruzada de que tomemos en la casa de alguien, yo no sé si es que me madure biche, y empecé a rumbear mucho muy pequeña, el caso, es que ahora considero que si lo queres es compartir con tus amigos, no necesitas de ambientes hostiles, obvio a veces salgo, pero todos saben que me devuelvo tempranito como las niñas buenas a casa, y es que con tan solo ver noticias un fin de semana, uno se puede dar cuenta que las cosas no están como para estar faroleando toda la noche en San José, está ciudad está absolutamente peligrosa.

Cuando uno va en la calle y tiene un accidente y lesiona la vida de alguna persona, pero la causa fue el piso mojado o un cráter en la calle, vaya y venga, pero cuando uno decide irse a tomar lo hace porque quiere, y de esa misma manera debe tomar las precauciones para las posibilidades que se puedan presentar.

Nunca he podido saber cual es mi limite para tomar, hay días en que 3 cervezas me duermen, otro en que a la 7 me empiezo a rascar la nariz para comprobar que sigue en su lugar, sin embargo me puedo tomar una botella de buen vinotinto, y estoy genial, me puedo tomar no se cuantos margaritas y es como una limonada para mi, puedo tomar aguardiente toda la noche, seguir derecho y tomar 10 cervezas para arreglar el guayabo y en mi casa me preguntan si el hígado es de hierro porque me ven como si nada, y es que el cuerpo de todas las personas no es igual, el mismo cuerpo no es igual todos lo días.

No voy a venir con hipocresías, yo he manejado con tragos, me he montado con conductores borrachos, pero hace como un año decidí que las cosas no podían seguir así cuando iba en la madrugada entre san pedro y curridabat con unos amigos a 120 Km. por hora, en el momento me pareció excitante, adoro la velocidad, pero al día siguiente cuando recordé que el carro que se había puesto a competir con nosotros había terminado en un poste decidí que al menos yo no podía seguir así.

Creo de corazón que lo que podemos hacer es tomar licor, si se quiere, pero definitivamente tenemos que tomar conciencia, después de mi accidente mis enanos no se acuestan tranquilos si saben que me fui a tomar mas allá del mall san pedro, les estoy hablando de un par de cagones de 14 y 17 años, ahora imagínense lo tensionarte que debe ser para mis papás.

En un par de ocasiones he hablado con Don A sobre el tema, el me ha comentado que participa en una fundación de apoyo para los familiares de victimas de homicidios culposos, y hasta ahora caigo en cuenta que eso no esta bien, porque, porque un padre tiene que enterrar a sus hijos? el orden natural y las matemáticas simples, establecen que los hijos entierran a los padres.

Por qué sin querer queriendo, uno como hijo tiene que desbaratarle todas las ilusiones a sus padres? La ilusión de verlo convertido a uno en una buena persona, o en una mala, lo que sea, pero al fin y al cabo verlo ser feliz a uno.

Se los voy a poner así para que entiendan, yo viajo en tren, todas las tardes, hace como 3 meses el tren tuvo un accidente, y el universo que conspiro hizo que yo saliera tarde del trabajo, y peor que cuando mi madre llamara para saber si estaba bien yo no contestara el teléfono porque estaba en una reunión, imaginen por un segundo lo que pudo sentir, fue tanto el desespero que cuando yo una hora después llame a mi madre “ a ver que quería la intensa que me había llamado 15 veces en 20 minutos” lo único que ella pudo preguntarme fue “ESTAS BIEN?” ahora, como se sentirían uno de los que piensan que el limite de 3 cervezas es muy bajito, si se los llaman a la 1 de la mañana a decirles que un familiar o amigo muy querido, tuvo un accidente a manos de alguien que se había tomado solo 2 cervezas???

Para mi es hora de atacar el problema de otra manera, las leyes no son nada sin educación, sin cultura ciudadana, los jóvenes que somos los que nos estamos muriendo por estar de loquitos, deberíamos de organizarnos, hablarles a otros jóvenes, los bares y cooperaciones de taxistas podrían desarrollar programas de cooperación, no es imposible ni se presta para problemas, créanme yo he visto como funciona la medida, acuérdense que vengo de una ciudad que tiene en la cultura la rumba, si no tiene plata para tomar un taxi, no se vaya a tomar, o váyase a un lugar cerca de su casa para que la carrera no le salga tan cara. El problema que estoy viendo es de victimizacion del victimario: “pobrecito, el no sabia lo que hacia” a nadie se le está diciendo que no tome, a todos se nos está exigiendo que nos volvamos responsables por las posibilidades que podemos enfrentar al momento de ir a tomar.

El problema es nuestro señores, no hay que esperar que lleguen otros a arreglarlo con soluciones magicas, con leyes represivas, no señores, aqui es la unica solución es que decidamos como queremos vivir,que modelo de sociedad queremos construir y en base a eso tomar decisones reales.

3 comentarios:

Alejandro Trejos C. dijo...

Tita, luego de secarme las lágrmias, no puedo más que aplaudirte.

Terox dijo...

Excelente post, Tita. Tocase el meollo del asunto. Cuando uno es joven, piensa que los viejos (tatas, familiares) joden por joder, que son miedosos, cacrecos, ridículos, etc. Uno es joven, nada le va a pasar...

Yo creo que a nivel práctico, algunos bares podrían tener promociones para pagarle el taxi a 3 o 4 personas cuando la cuenta sea más de X cantidad por cabeza. Los taxistas también pueden colaborar con este tipo de "combos". Hay que ponersela fácil por un lado, y difícil por el otro, a ver si se alinea la manada...

Tita dijo...

alejandro: estamos empatados, vos me hiciste llorar con el otro post

terox: los bares se tienen que hacer responsables de alguna forma, y viendolo bien es negocio para todos